Poporo de un joven

About supersexo

SEXO NORMAL Y SUPERSEXO

Mucho se polemiza sobre lo que es normal en el sexo y lo que sería una sexualidad normal, que si la homosexualidad, el travestismo, la pedofilia, el incesto, el fetichismo, la zoofilia son normales, esta página no busca resolver esta gran duda, va más allá de eso y propone algo superior, apuesta por una supersexualidad. Empezaré por contradecir a la biología misma la cual nos seduce haciéndonos creer que el máximo ideal del sentir es el orgasmo con eyaculación y descarga, diré que es un engaño y que en una trampa parecida caen los salmones, los machos de la mantis religiosa o los de la araña llamada la viuda negra quienes mueren sacrificados en el acto mismo de reproducirse. Para la supersexualidad que enseña la sensoterapia, el sexo puede ir más allá de la biología instintiva y podemos, al dejar de ser analfabetas sensibles, reusarnos a caer en este automatismo del orgasmo y aprender a conocer la energía y los circuitos in-con-sientes que nos hacen caer en la descarga orgásmica y al hacerlo superar ese automatismo genético que nos controla y pasar de ser títeres de la biología a ser autodeterminados y con-sientes. Es muy grande el poder seductor del orgasmo e innegable su intenso placer momentáneo, amen de que la biología lo necesita para que los genes egoístas se reproduzcan a través de nuestros cuerpos; al fin de cuentas ellos los fabrican para replicarse sin que les importe incluso pasar por encima de ese cuerpo que fabricaron, como en el caso del macho de la mantis o el de la viuda negra. Pero el ser humano tiene la posibilidad de, a diferencia de los animales, no caer en esta trampa de la biología y por una vía diferente a la de los anticonceptivos, que también son una evasión a la biología, la sensoterapia propone que el control de esfínteres no se quede en el esfínter uretral o el anal, propende por una superhumanidad ya mayor, que no se moje en la cama, que conquiste la supersexualidad y gane el control voluntario de la eyaculación. Hay dos funciones para los genitales, la reproductiva y la energética, nadie espera que los senos den leche durante el coito, del mismo modo no se debería esperar siempre que la eyaculación sea el fin único de este acto.

HACER QUE EL CUERPO SIENTA MÁS QUE LOS GENITALES

Todos sabemos que después del orgasmo la dicha se acaba, que sólo provoca dormir o hacer otra cosa y que la mujer que segundos antes era bella, luminosa y deseada infinitamente, un segundo después pierde todo ese esplendor. Nos alucina el orgasmo pero la realidad es que tras él nos quedamos desnudos y vacíos como Adán en el paraíso, desarraigado como los ángeles caídos o desterrados como el hijo pródigo en las marraneras. Antiguas tradiciones han propuesto una vía diferente y aparentemente paradójica que yo la resumiré con el siguiente lema: "LO BUENO ES QUEDAR CON GANAS" es un camino diferente a lo primitivo de lo instintivo, es una vía en la cual excitamos a la mujer para ponerla a vibrar alto, muy alto y cuando esté ahí en el punto donde mejor, más deliciosa y bella se le siente, dejarla así, quedarse con esas ganas, permanecer quieto y entonces empezar a sentir la energía arriba, en la cabeza, en los ojos en el corazón, en la voz, en las luces y espirales que se ven en el entrecejo y dejar que los genitales (el peón que se hizo rey) se vayan relajando suave y lentamente, sintiendo de arriba para abajo (de rey a peón) esas frecuencias que antes veíamos de abajo para arriba y nos sobrecargaban y abrumaban con placer (como se siente un peón que se hace rey). Ahora rey y peón son uno porque se empieza a sentir que todo el cuerpo (el peón que se hizo rey) es un gran pene o una gran vagina ya que todas las vibraciones que amenazaban con descargar los genitales se han pasado a todo el cuerpo y dejar así ambos cuerpos vibrando como si ellos fuesen los genitales. Esto es mucho mejor que dejar cuerpo y genitales descargados y solo el recuerdo muy feliz de lo que fue tan bueno (ser rey) pero ya no lo es, (el peón vuelve a ser un peón que quiere ser rey y el rey un rey que nos es más feliz que un peón).

EL HOMBRE ES UN FUSIBLE QUE AL CONDUCIR EL VOLTAJE DE SU MUJER, LA EXCITA

Una mujer da más placer cuando somos capaz de sentir que en su cara y su boca hay un eco, una resonancia de las frecuencias que están vibrando en sus genitales (un peón exaltado sonriendo en la cara de la reina). El hombre que es capaz de hacerle sentir esto a su mujer (elevarla de peón a reina), se convierte también en un eco de ella y ella lo ve como a un rey. Ese hombre funciona como un fusible que conduce por su cuerpo esa diferencia de voltaje (o linaje) entre la cabeza y la pelvis de ella, ella lo mira como un espejo resonante donde ella puede contemplar su propia belleza y él al ser un eco de ella, siente gran placer de verse inundado por las frecuencias de su mujer y en ese acto mismo, él también experimenta gran placer al sentir en sus genitales las altas frecuencias que su cabeza maneja (el peón es exaltado a rey). Nadie querría acabar con este cuento de hadas, eyaculamos no por alcanzar un placer mayor sino porque somos incapaces de soportar tanta dicha. Esa mujer así exaltada se vuelve su cortesana y se torna única para él por su especificidad, pues se va volviendo la que mejor lo refleja en cada surco, la que mejor conexión tiene entre arriba y abajo y ese hombre se convierte en su vasallo, en el mejor conductor de sus diferencias de potencial. Esa mujer a la que se le dejó así cargada se le sigue amando y deseando todo el día (lo bueno es quedar con ganas). Como al día siguiente o a la mañana siguiente ya se ha ido descargando parte de este placer, entonces se busca una nueva penetración para volver a cargarla y volverla a dejar tan deseable o más que la primera vez que se le deseo y así sucesivamente, amándola y haciéndose amar por ella más y más mientras más se produce esta recarga. Con los años no llega el cansancio que a los dos años ya hay en las parejas, por el contrario esa otra persona es tan especifica y reflectante que difícilmente hay otra que la supere pues sus surcos, pliegues o arrugas si se quiere mirar así, son como las circunvoluciones cerebrales, hologramas o mejor playas cargadas de registros, recuerdos e información de horas, noches y días muy felices, plenos de placer. Pero como pasa con el macho de la mantis, si el hombre se entretiene demasiado con esas notas que son de ella y se olvida de él, pierde su cabeza de abajo se desconecta de la de arriba y cae en la eyaculación perdiendo esta intensa resonancia de su cabeza en sus genitales y de sus genitales en la piel y en la cabeza propias y de ella, desaparece este estado de superposición cuántica donde como en un holograma la parte (el peón) está en el todo (el rey) porque todo esta en resonancia con todo. La infidelidad mete otras frecuencias en la piel, carga otros surcos, otras curvas, otros espejos parabólicos reflectantes de otra luz, de otro brillo y puede por apego dejar las antenas mirando a otro foco de emisión con el agravante que cuando se regresa al reino propio puede ya no haber esa conexión, lo cual deja desconectados los genitales de la cabeza, ese estado refractario puede ser pasajero o solo dejar una pequeña baja; pero esas bajas son acumulativas y al llegar a los 40 años puede suceder que se han quedado tantos ecos extraviados en otros focos que se acaba la reflexión, "la antena" ya no converge sus ondas al músculo que levanta el pene y/o pone turgente la vagina y sin ecos y resonancias se hace imposible la erección.

EL PENE SE ERECTA SI SU MÚSICA ES ARMÓNICA

El pene no tiene hueso, se erecta por las resonancias energéticas. El cuerpo es una espiral de 7 anillos o bandas de resonancia, es como un piano de 7 octavas, un arco iris de 7 colores. La octava mas baja que llamaremos Do1 está en el ano y la octava más alta Do7 resuena en la coronilla; pero ojo que la octava más alta Do7 puede estar en el clítoris o en el frenillo del pene y sólo si las octavas del medio del cuerpo están alineadas en el cuerpo del pene, se da la erección y el placer de la excitación; es decir que cuando descienden una a una las octavas de la cabeza a la pelvis se logra la erección y la excitación. Excitarse es bajar el cuerpo a los genitales (el rey exalta al peón), copular con una mujer es hacer resonar sus octavas de Do1 a Do7 en los genitales masculinos. Cuando halado por la vagina el pene alcanza un Do6, Sol6, Si6… y ocurre un salto de frecuencia ...Fa7 inarmónico que no se puede copiar con un resonador arriba en la cabeza del hombre, en su Do6 (espiral del entrecejo) o su Do7 (espiral de la coronilla), se produciría un vértigo de no ser porque se prende la alarma simpática y el cuerpo resuelve esa disonancia con la eyaculación; “se enciende la pirotecnia en el tablado, se escuchan redoblantes notas bellas, luminosas y desconocidas pero se acaba la función”. Cuando pasan los días, con síntomas y/o gimnasias el cuerpo redescubre y reconoce estas nuevas notas, antes orgásmicas, la mujer llora ante los gritos de su pareja igual que en la cama pero ahora sin placer, pero esos gemidos o gritos, recuperan las conexiones corporales, la energía se ancla de nuevo con ellas, los cuerpos dejan de ser refractario y vuelven con esas notas la erección y la excitación. Si el lector no entiende todos estos tecnicismos es porque el cuerpo hace sus cosas, como en el orgasmo o en el parto, sin que la con-ciencia del yo intervenga; pero quien se entrena en este lenguaje, al salir del analfabetismo sensible puede alcanzar una supersexualidad multiorgásmica, sin eyaculación y/o un parto con placer. Se puede hacer el amor sin poner atención a los gemidos como también se puede jugar bien al tenis sin conocer este lenguaje de gemidos, octavas y resonadores, el cual se va aprendiendo in-con-siente-mente. El golpe perfecto de un tenista se resume en el grito que algunos dan al pegarle a la bola (o un karateca al hacer un rompimiento); pero se alcanza de un modo tan in-con-siente que excampeonas como Martina Navratilova secundada por las grandes federaciones están hablando de prohibir esos gritos y gemidos en el tenis, esto es "sordera profunda" y un claro ejemplo de lo que yo llamo "analfabetismo sensible". En este sitio demostraré que en ese grito al golpear o en esa danza que posee a los tenistas, mientras esperan el saque del otro, está "su vida", el resumen de todas sus conexiones y jugadas pasadas, porque en el tono de voz se sintetiza toda la historia del individuo, su estado emocional y energético ya que la voz, es como el surco del disco de vinilo o LP, contiene todos los registros y todas las sensaciones del cuerpo sintetizadas en un tono, un gemido o en un grito. Se puede jugar tenis sin saber esto, volverse una maquina de dar golpes perfectos sin escuchar las sensaciones, también se puede tocar piano sin saber nada de notas o hablar sin saber lo que se dice; pero saber leer es algo que nos costó un gran esfuerzo algún día y nadie de los que se esforzó en hacerlo se arrepiente de haberse entrenado en leer o en haber aprendido a manejar un vehículo. En este caso hablamos de aprender a manejar nuestro propio vehículo, el único e irremplazable, de aprender a escucharlo y a sentirlo. Algún día, a veces a los 40 años, esas intensas notas de placer y conexión sensorial ya no se pueden producir o ya no se reconocen, se dejan de emitir o de captar y los genitales se quedan desconectados y fríos de por vida. Los jóvenes creen que los 40 están muy lejos y como su cuerpo emite las notas sin problema no sacan tiempo para que su garganta y oído se graven esos surcos, que se entrenen para que ellos sean quienes los canten o los griten, como la tenista entrenada, que ya no se concentra en el cuerpo sino en su sonido y este grito resume todo lo que entrenó toda la vida. Los jóvenes insensatos, no guardan provisiones, “queman alegre e in-con-siente-mente la pólvora, derrochándola de un modo sordo, ciego y mudo, en cualquier combate o guerras sin sentido, pero como en toda batalla, quedan bajas y mutilaciones irreparables que van diezmando su ejercito el cual terminará rindiéndose y/o jubilándose más temprano que tarde, ciego, sordo e impotente”.

UNA TRADICIÓN ANTIGUA Y UN SÍMBOLO QUE PERSISTE AÚN (EL POPORO)

El objetivo es el mismo que enseñan los mamos aruhacos, quienes con sobrada razón se reconocen como nuestros hermanos mayores y no es para menos pues su cultura enseña a los jóvenes mamos esta técnica de "no mojarse en la cama". Cuando el joven aruhaco, alcanza la madurez le entregan un calabazo o poporo que representa el cuerpo de su mujer, la cual debe ser una sola como su poporo que siempre lo debe acompañar y nunca debe extraviar. Para usarle, en su interior mete concha de nácar y la pisa y machaca con un palito que simboliza el pene, lo introduce en el poporo untado de la saliva y la hoja de coca que está mambendo en su boca, mientras rumia sus pensamientos. Después de revolver y repasar, como en el sexo, saca el palo con esa mezcla ("del fondo de la vagina") y la unta en el borde de ese poporo o calabazo, como pintando en el borde del poporo (o en la piel de su mujer) el paisaje de su vida y el resumen de sus pensamientos de ese momento. Los mamos al final de su vida han "bordado" un anillo con esta pintura mezcla de coca, saliva, nácar y pensamientos/sensaciones en el reborde del poporo de 10 o hasta 15 centímetros y ese anillo es la nacarada escultura que resume su vida y su sentir, como también lo es la piel de su mujer que está tan nacarada como su poporo de sus caricias, temores, deseos, pasiones, emociones y oraciones de toda la vida. Ellas, en lugar de poporo, bordan sus mochilas mientras hilan en ellas van hilando en esa red sus pensamientos tejidos a mano. Ellos tejido, poporo y mujer son la esencia de su vida, su síntesis, su razón de ser y su experiencia de vida.

,

Poporo Aruhaco que representa a la mujer y el palo para mambear, que simboliza al pene. Este poporo del museo de oro de Colombia (ver arriba) data del año 301 A de C

Una mirada diferente al maltrato, el abuso, la excitación y el orgasmo

by Enrique ramirez on May 31, 2012 3 Comments

EL MISTERIO DE UN HIMEN SANGRANTE

Hacer una circuncisión quirúrgica es como abrir el himen con bisturí; puede hacerse de otra manera más sutil. Yo, que era estrecho,  fui desgarrando mi frenillo y ensanchando mi prepucio estrecho (con fimosis), acto tras acto, día a día, a veces sangrando levemente, a veces no pero siempre con placer y evitando eyacular. Este es el camino y el misterio que se esconde detrás de  un himen sangrante, placer y/o dolor están superpuestos en el acto sexual. Cuando una embarazada llega en expulsivo para evitar el desgarro del periné distendido el obstetra que no tiene tiempo de poner xilocaina, corta de un tijeretazo ese tejido hasta la vecindad del ano y la mujer excitada por las muchas contracciones que ya ha tenido ni cuenta se da de esta "agresión". Cuando fui interno en obstetricia me toco hacerlo un par de veces y ellas ...

read more

TECNICAS

by Enrique ramirez on May 28, 2012 6 Comments

HAY QUE ENTRENARSE CONTRA EL MURO PARA NO FALLAR FRENTE AL ENEMIGO

Las estadísticas hablan de que 7 minutos es el tiempo que se gasta en alcanzar el orgasmo después de la penetración, pero también hablan de que la mujer tarda 10 minutos en excitarse. Muy a menudo pasa que la mujer no ha empezado cuando su hombre ya ha acabado. La frecuencia del coito según la edad va desde dos o 7  veces por semana, cuando se es joven y no se tiene con quien o con que hasta una vez por semana o al mes cuando ya se tiene con quien y con que pero ya no hay como, en vista de que el cuerpo ya no se conecta solo y el varón ahora en su andropausia se encuentra desconectado e ignorante de su sensibilidad pues no aprovechó para estudiar esos caminos cuando el cuerpo los recorría en ...

read more

Aprender a hacer el amor aprendiendo un deporte como el tenis 1

by Enrique ramirez on May 3, 2012 6 Comments

El sexo es una gimnasia pulso sensible como cualquier deporte. En el tenis un jugador entrena su pulso para golpear suave y estratégicamente la bola, acariciarla del modo preciso para ganar el punto, ese entrenamiento es ante todo un alineamiento energético. Aprender a ser consciente de la energía en el sexo y en el deporte mejora el desempeño en uno y en otro evita enfermedades o cura los desequilibrios ya existentes.

Aprendiendo a hacer el amor aprendiendo a jugar tenis 2

by Enrique ramirez on May 2, 2012 11 Comments

El orgasmo como el vértigo ocurren cuando ya el cuerpo no tiene de donde más agarrarse, en este video podrás aprender a hacer los anclajes que nos evitan esa caída y nos permiten avanzar por horas en el sexo, gozando de esas resonancias y de los anclajes que normalmente son síntomas pero en el sexo son lo más placentero: escotomas, luces, moscas volantes o hilos, tinitus, escalofrío, temblor, taquicardia, hipertensión, desvanecimiento, ausencias, la adrenalina, el vértigo, el temer y/o deseo de caer y no caerse... todos estos síntomas en el sexo están en superposición cuántica entre placer/dolor y de ese estado ambiguo los podemos sacar y dejarlos asociados a placer si superando el orgasmo que por protegernos de esa superposición busca, oculto bajo el placer último, "salvarnos de esta confusión" y devolver el rey a su trono y al peón a su parcela. Un tinitus y unos hilos ...

read more

al mirar al entrecejo, con ojos cerrados o abiertos se ven unos hilos que rotan al rotar los ojos o el cuerpo. Esos hilos flotan sobre el mar vítreo y el mar de punticos y colores, se organizan por capas y cada capa marca un estado evolutivo, un ciclo. Un climax de algo es hacercarse a un hilo. La piel del hombre vibra como un hilo que cual si fuera el ciclista cabeza de lote arrastra otros hilos o paquetes de hilos y la de la mujer tieen otro hilo en la punta de su espiral energética, cuando se juntan en el máaximo nivel de excitación un hilo se compara con el otro y esas medidas o diferenciales dan la con-sciencia de la altura o la velocidad a la que se está compitiendo, esas medidas son intervalos musicales y esos contrastes dan la musica sexual y el placer.